ARCHIVOS EndSFC

Presentación de nuevos miembros e hilos personales. ¡Actualiza aquí tu tratamiento!
Avatar de Usuario
elipoarch
Administrador del Sitio
Mensajes: 4678
Registrado: 22 Nov 2009, 02:01

Re: ARCHIVOS EndSFC

Mensaje por elipoarch » 25 Nov 2016, 23:46


Tranquila Noe, para eso se creó este foro, para poner la información accesible a más gente y para ayudarnos entre nosotros en la medida de lo posible.

Un abrazo!
VINCIT QUI SE VINCIT (Vence quien se vence a sí mismo)
EX NOTITIA VICTORIA (En el conocimiento reside el triunfo) 12
(tomado prestado de un amiguete... gràcies, Fran)
___________

DONA al Estudio de Biomarcadores para EM/SFC en el Centro de Investigación Médica Aplicada de la Clínica de Navarra:
El EM/SFC como Posible Inmunodeficiencia Adquirida https://helpify.es/comunidades/todo-por ... a-cronica/
ENTRE TODOS PODEMOS!!! :V: :V: :V: :V:

Avatar de Usuario
EndSFC
Administrador del Sitio
Mensajes: 2087
Registrado: 24 Nov 2009, 19:08

LDI: TRATAMIENTO PROMETEDOR PARA LYME Y EM/SFC

Mensaje por EndSFC » 18 Ene 2018, 16:23


POR FAVOR NO CONTESTAD AQUÍ; HACEDLO EN ESTE OTRO HILO:
https://www.sfc-em-investigacion.com/vi ... 694#p28915




Hola a tod@s,

Como ya os había anticipado, llevo tiempo estudiando una nueva terapia para tratar tanto la enfermedad de Lyme crónica como para la EM/SFC. Dados los sorprendentes resultados que tanto pacientes como doctores estaban reportando, decidí profundizar en la materia, en aras de dilucidar qué grado de evidencia y lógica científica existía, y si ésta respaldaba las respuestas tan positivas. Para ello he dedicado varios meses a la recopilación y estudio de literatura, y he asistido (como ya os expliqué) a varias conferencias/simposios sobre la temática.

El resultado es el artículo que adjunto. Hube de redactarlo primeramente en inglés (puesto que la bibliografía está en este idioma), y era mi intención, a posteriori, traducirlo al español. Muy a mi pesar, me he quedado sin tiempo/fuerzas para llevar a cabo la traducción, la cual me requeriría quizás un mes, lo que me resulta imposible dado que comienzo ya las prácticas hospitalarias.

No obstante, sí he traducido el resumen del artículo, que aquí os dejo. Confío en que google se porte bien y no desvirtúe en exceso el contenido. En cualquier caso, para aquellos compañeros que os manejáis en inglés: total libertad para ayudar en la tarea de traducción, si creéis que merece la pena, con objeto de facilitar la comprensión al resto de foreros.

A nivel personal, haceros saber que es mi objetivo conseguir, espero pronto, que esta terapia sea accesible para todos nosotros (y nuestros bolsillos, pues no es una terapia cara). En esto sigo trabajando, y os aseguro que si los resultados en la práctica siguen confirmando lo que "sobre el papel" puede suponer un tratamiento incluso curativo para muchos (tal y como reflejo en las conclusiones de mi artículo), no cejaré hasta que, como digo, todos podamos beneficiarnos.

Espero sea de utilidad,
Os seguiré contando,

Sergio



INMUNOTERAPIA EN BAJAS DOSIS (LDI):
UN TRATAMIENTO PROMETEDOR PARA LA ENFERMEDAD DE LYME CRÓNICA Y LA EM/SFC


Traducción del "Abstract" del artículo original "Low dose immunotherapy (LDI): A promising treatment for chronic lyme disease and ME/CFS"
(C) Sergio B.S. 1510185526527

Descargar artículo completo en inglés:https://www.sfc-em-investigacion.com/do ... php?id=744

RESUMEN:
Background: La inmunoterapia específica con alérgenos (ITA) convencional, es un tratamiento bien establecido para diversas alergias medioambientales que consiste en la administración de dosis graduales de extractos del alérgeno que se van incrementando durante un periodo de años y que se aplica al paciente mediante inyecciones o de forma sublingual. Los efectos de la ITA llevan a una reducción de la severidad de la sintomatología, a una menor necesidad de medicación, a la prevención de futuras sensibilizaciones a nuevos alérgenos y a la curación a largo plazo. El objetivo de la ITA es inducir tolerancia clínica a los alérgenos a largo plazo, consiguiendo de este modo una disminución de la reacción inmune excesivamente reactiva y de la subsiguiente inflamación, ambas responsables de los síntomas alérgicos. La inducción de tolerancia se alcanza principalmente mediante la generación de linfocitos T reguladores específicos al alérgeno (Tregs), la síntesis de la interleucina-10 (IL-10) y del factor transformante de crecimiento beta (TGF-β); estos mediadores son cruciales en este proceso y promueven la desviación de un perfil inmunológico establecido crónico, inflamatorio y patológico, hacia una respuesta antiinflamatoria y más tolerogénica (esto es, se alcanza un balance más apropiado entre las respuestas Th1, Th2 y Tr1), así aminorando/eliminando la sintomatología.

Además de para la alergia, existe una extensa literatura en cuanto a la efectividad de ciertas variantes heterogéneas de la ITA convencional para el tratamiento de una amplia gama de enfermedades en animales, además de algunos resultados positivos en determinadas condiciones en humanos observadas en estudios de fase II, incluyendo diversas enfermedades autoinmunes y ciertas afecciones crónicas infecciosas tales como la esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad de Behcet, enfermedad inflamatoria crónica intestinal o la infección crónica por el virus de la hepatitis B. Sin embargo, los resultados obtenidos en estudios de fase III no han permitido todavía que este enfoque terapéutico se traslade a la práctica clínica diaria. Los factores clave que permitirán esta traslación comprenden la determinación de dosis más apropiadas de antígenos (Ags) además de las rutas de administración más eficientes. A este respecto, no existe un estándar consensuado en relación a cómo implementar la ITA convencional en enfermedades no alérgicas, lo que puede explicar los resultados mixtos obtenidos hasta la fecha. No obstante, la desensibilización potenciada de enzimas (EPD; del inglés "enzyme potentiated desensitization"), la terapia de alérgenos en bajas dosis (LDA; del inglés "low dose allergen therapy") y la inmunoterapia en baja dosis (LDI; del inglés "low dose immunotherapy"), constituyen variantes de la ITA que, además de sí estar estandarizadas, están demostrando resultados esperanzadores. En este sentido, evidencia sólida demuestra la efectividad de la EPD en un número superior de afecciones que la ITA con efectos secundarios prácticamente nulos, así como la inducción de una desensiblilización significativamente más duradera. En comparación con la ITA, la EPD emplea dosis mucho menores de Ags además de la enzima β-glucuronidasa como adyuvante, la cual aumenta el efecto de tolerización. Por otro lado, pese a las sutiles diferencias entre la EPD y la LDA, ambas pueden ser consideradas similares en términos prácticos y es por ello que las mismas patologías que han demostrado responder satisfactoriamente al EPD, debieran hacer lo propio con la LDA. En la misma línea, la LDI, una variante nueva y vanguardista de la LDA, cuyas características distintivas comprenden una alta individualización de las dosis, así como el uso de una gama mucho más amplia de Ags, está revelando resultados muy prometedores. Sin embargo, no existe todavía información formal sobre la LDA ni tampoco en referencia a la LDI proveniente de estudios "peer-review".

Objetivos: Muchas enfermedades autoinmunes son inicialmente provocadas, al menos en parte, por microbios. Ejemplos bien conocidos serían los vínculos etiopatogénicos existentes entre la bacteria proteus mirabilis y la artritis reumatoide, o entre la klebsiella pneumoniae con la espondilitis anquilosante y con la enfermedad de Crohn. En este contexto, la LDI aplicada tanto a enfermedades autoinmunes como a infecciones crónicas, funcionaría bajo la asunción de que la autoinmunidad mediada por mimetismo molecular es la principal causa subyacente de su patogénesis. Desde este prisma, mientras la alergia puede considerarse como un fallo de tolerancia frente a alérgenos medioambientales inofensivos, la autoinmunidad podría del mismo modo concebirse como un fallo de tolerancia ante Ags propios. Por lo tanto, de la misma forma que se sabe que es posible parar las reacciones alérgicas a Ags mediante la reinstauración de tolerancia, utilizando ya sea la ITA convencional u otras formas de inmunoterapia específica de Ags, debiera ser plausible realizar lo mismo para determinadas enfermedades autoinmunes y ciertas condiciones infecciosas, a través de la aplicación de Ags propios, o del agente iniciador adecuado. Bajo estas premisas, el principal objeto del presente artículo, es la compilación de evidencia en cuanto a cómo distintos enfoques de la ITA demuestran funcionar para estas patologías y así determinar qué características comparten estas condiciones que parecen responder con éxito a este tipo de terapias. El objetivo final es dilucidar si dos enfermedades específicas, a saber, la enfermedad de Lyme crónica (ELC) y la encefalomielitis miálgica / síndrome de fatiga crónica (EM/SFC), pudieran ser consideradas como potenciales candidatas a ser tratadas con la LDI.

Resultados: Partiendo de la literatura aquí revisada, podría al menos inferirse que aquellas patologías que han demostrado buenos resultados con cualquiera de las diferentes variantes de la ITA y que emplean dosis mucho mayores de Ags, podrían igualmente responder a la LDA, incluyendo numerosas enfermedades autoinmunes, condiciones inflamatorias crónicas y procesos infecciosos crónicos. De manera semejante, los resultados exitosos obtenidos en ensayos clínicos con la EPD, pudieran ser extrapolados (hasta cierto punto) a la LDI, teniendo presentes las similitudes entre ambas técnicas. Por otro lado, aquellas patologías para las cuales diferentes tipos de ITA han resultado ser beneficiosas, comparten las siguientes características: 1) procesos crónicos inflamatorios caracterizados por una activación inmune crónica; 2) desviación inmune del fenotipo capaz de atajar el factor o factores iniciadores, conocidos o sospechados; 3) autoinmunidad mediada por mimetismo molecular como importante mecanismo patogénico; 4) sintomatología derivada de la inflamación persistente, de la activación inmune crónica y de la autoinmunidad relacionada.

Conclusiones: Aunque la relación entre la ELC y la EM/SFC ha de ser todavía esclarecida, ambas afecciones presentan características similares y centrales en su etiopatogenia. Además, existe abundante y convincente literatura que evidencia cómo ambas afecciones se caracterizan por: 1) un estado crónico de activación inmune; 2) una desviación del perfil inmunológico de aquel que atajaría eficazmente el iniciador/iniciadores que, se cree, juegan un papel primordial en la instauración y perpetuación de la enfermedad; 3) la presencia de procesos autoinmunes mediados bien por mimetismo molecular, linfocitos B y/o T hiperreactivos, o por complejos de anticuerpos; estos procesos han demostrado en ambas enfermedades ser patológicos y correlacionarse tanto con el tipo como con la severidad de los síntomas; 4) existe un consenso en cuanto a que la sintomatología es el resultado directo de la inflamación crónica y de la subsecuente autoinmunidad.

Como conclusión y a tenor de lo expuesto, la ECL y la EM/SFC parecen presentar las características patofisiológicas que les permitirían ser consideradas potenciales candidatas a responder de manera satisfactoria a la LDI, corroborando así los prometedores resultados empíricos reportados por numerosos doctores y pacientes.
"Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos" F. Nietzsche
"Sometimes it's the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"

Avatar de Usuario
EndSFC
Administrador del Sitio
Mensajes: 2087
Registrado: 24 Nov 2009, 19:08

Charla Dr. Montoya Stanford January 17 2018, resumen

Mensaje por EndSFC » 13 Mar 2018, 20:25


Charla:”Chronic Fatigue Syndrome: Scientific Discoveries and Future Targeted Treatments” Dr. Montoya Stanford January 17 2018



Main points (which called my attention):

- 10% of people who have acute EBV, Q fever, Zoster virus, Ross River virus, west Nile virus, end up with ME/CFS.

- The analysis review from 2015 published by the IOM is a breakthrough: definite proof that ME/CFS is real and severe.

- Possible brain image biomarker:

Increased thickness of certain parts of the brain of patients with ME/CFS was found, and it was correlated with the severity of the disease. Within 1.5 years this study could be replicated and this could be a plausible image biomarker unique in ME/CFS:

(Anisotropy is the property of being directionally dependent, which implies different properties in different directions. Fractional anisotropy (FA) is a scalar value between zero and one that describes the degree of anisotropy of a diffusion process.(…)FA is a measure often used in diffusion imaging where it is thought to reflect fiber density, axonal diameter, and myelination in white matter)

http://pubs.rsna.org/doi/abs/10.1148/radiol.14141079

(…)In the CFS population, FA was increased in the right arcuate fasciculus (P = .0015), and in right-handers, FA was also increased in the right inferior longitudinal fasciculus (ILF) (P = .0008). In patients with CFS, right anterior arcuate FA increased with disease severity (r = 0.649, P = .026). Bilateral white matter volumes were reduced in CFS (mean ± standard deviation, 467 581 mm3 ± 47 610 for patients vs 504 864 mm3 ± 68 126 for control subjects, P = .0026), and cortical thickness increased in both right arcuate end points, the middle temporal (T = 4.25) and precentral (T = 6.47) gyri, and one right ILF end point, the occipital lobe (T = 5.36). ASL showed no significant differences.(…) Bilateral white matter atrophy is present in CFS. No differences in perfusion were noted. Right hemispheric increased FA may reflect degeneration of crossing fibers or strengthening of short-range fibers. Right anterior arcuate FA may serve as a biomarker for CFS.(…)

- Also found less white matter volume.

- CytokineTGF-Beta was found very high in ME/CFS: It is an anti-inflamatory cytokine in low doses, but it is pro-inflammatory in high doses: it could be the link of ME/CFS and lymphomas. This particular cytokine could be targeted for future treatments.

- 17 cytokines were found high in ME/CFS; 13 were found to be pro-inflammatory. The higher the cytokines the more severe the patients. The pattern showed both inflammation of the acquired and innate immune system, therefore therapies must address most parts of the immunity; this is the reason why Rituximab didn’t work (because it only affects the CD20 cells which are just a part of the acquired immunity); the same applies to IL-1 inhibitors not working. In addition: the main functions of these cytokines include eosinophils growth, differentiation and trafficking; they were also involved in the IgE response and related to the Th2 brand: this would explain the hypersensitivity of the immune system and that any stressor causes crashes.

(Cytokine signature associated with disease severity in chronic fatigue syndrome patients (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5576836/))

- A good candidate Anti-inflammatory drug to test because of the above would be TOFACITINIB (an inhibitor of the enzyme janus kinase 1 (JAK1) and janus kinase 3 (JAK 3), which means that it interferes with the JAK-STAT signaling pathway.

- Large study proved that HLA variants predispose to develop ME/CFS and also predicts the severity.

- ANTIVIRALS: In his previous study they found that Valganciclovir improved the ME/CFS subtype with high herpes virus titers (HHV-6 and EBV), regardless of how long had they been sick. The improvement is very slowly. The improvement could be due to the property of this drug to decrease microglia inflammation. It was shown to also increase Th1 (IL-2,12, IFN-g). The duration of the treatment must be at least of 5 years:

Response to valganciclovir in chronic fatigue syndrome patients with human herpesvirus 6 and Epstein-Barr virus IgG antibody titers. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23080504)

Side effects of antivirals are scary mainly because they have been studied under the context of transplant rejection, where patients are taking many other drugs…they should not be that scary.

- There are some cases of patients with cerebrospinal fluid leak who get cured after having patched the leak: do check for this condition (especially if headaches, POTS…).
"Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos" F. Nietzsche
"Sometimes it's the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"

Avatar de Usuario
EndSFC
Administrador del Sitio
Mensajes: 2087
Registrado: 24 Nov 2009, 19:08

Vitamina D: puede ser peligrosa? Revisión científica personal

Mensaje por EndSFC » 05 Oct 2018, 01:06


Vitamina D en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes: reconciliando literatura contradictoria

RESUMEN:

Niveles deficientes de la prehormona 25 hidroxicolecalciferol (VD25) se suelen encontrar en muchas enfermedades crónicas inflamatorias y multitud de estudios hallan beneficios sintomáticos al suplementar con esta vitamina. Esto ha conducido a muchos terapeutas y a gobiernos a argumentar que los bajos niveles de VD25 se encuentran en la raíz de la patogénesis de estas enfermedades, y por esto la vitamina D es ampliamente recomendada. Sin embargo, algunos terapeutas e investigadores defienden la conocida como “hipótesis alternativa”, la cual entiende los bajos niveles de vitamina D como consecuencia directa de la inflamación crónica, en lugar de su causa. En caso de que los defensores de la “teoría alternativa” estuvieran en lo cierto, la suplementación con vitamina D podría resultar altamente peligrosa. Por ello es de suma importancia el realizar una revisión concienzuda de la evidencia disponible, y con ella formarse una opinión sólida sobre el dilema que nos atañe.

Una de las principales funciones de la vitamina D es ejercida sobre el sistema inmune. A este respecto, cuando determinados receptores de tipo Toll (del inglés, TLRs) se activan, sobre todo en monocitos y macrófagos, la VD25 circulante es convertida por las células en su forma activa 1-alpha,25-dihidroxicolecalciferol (VD1,25), que a su vez induce la expresión de péptidos antimicrobianos (PAMs) al unirse al receptor nuclear de la vitamina D (del inglés, VDR). Estos péptidos (sobre todo catelicidinas y beta-defensinas) constituyen un componente central del sistema inmune innato, y muestran actividad contra bacterias, hongos y virus.

Mientras que los efectos más aceptados de la vitamina D en el sistema inmune, son la estimulación de la respuesta inmune innata, así como la inhibición de la inmunidad adquirida, tanto ensayos in vitro como intervencionistas arrojan resultados contradictorios. En este sentido, la VD1,25 ha mostrado bloquear la formación de citocinas Th1 y Th17, a la vez que promueve la respuesta inmune Th2 y la formación de células T reguladoras (Tregs). Además, la VD1,25 también ha demostrado el bloqueo de la maduración y proliferación de células dendríticas (CDs), la reducción de la capacidad de presentación de antígenos de las CDs, a la par que promueve los fenotipos antiinflamatorios y tolerogénicos tanto de CDs como de macrófagos. En esta línea, la VD1,25 induce la hiporresponsividad de linfocitos T y de células mononucleares periféricas de sangre (del inglés, PBMCs), mientras también reduce la secreción de anticuerpos y la producción de autoanticuerpos por linfocitos B. Además, y en relación a la respuesta innata, se ha reportado cómo la VD1,25 bloquea, tanto los receptores TLR2, TLR4 y TLR9, como las células naturales asesinas (del inglés, NKs).

Nos hallamos ante una paradoja notoria en tanto que la vitamina D es necesaria para una respuesta innata eficaz contra numerosos patógenos intracelulares, mientras que, al mismo tiempo, esta vitamina ha demostrado contrarrestar, tanto la respuesta innata como la inmunidad mediada por células Th1. En este sentido, algunas de estas discrepancias pueden ser explicadas por las diferentes dosis utilizadas de VD25 y de VD1,25 en los ensayos. Así pues, los estudios que utilizan dosis suprafisiológicas son aquellos que mayor grado de inmunosupresión atribuyen a la VD1,25, mientras que, algunos estudios que utilizan dosis fisiológicas concluyen, por ejemplo, que la VD1,25 no impide la respuesta Th1, o que los TLRs o las NKs no son inhibidas por la VD1,25, cuando se utilizan dosis más bajas. En cualquier caso, parece evidente, tras la revisión de parte de la literatura, que los elevados niveles de VD1,25 hallados en pacientes con multitud de enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes, podrían suprimir significativamente el sistema inmune. En esta línea, La VD1,25 ha revelado propiedades antiinflamatorias de potencia y naturaleza similares al glucocorticoide dexametasona, y, del mismo modo, el efecto inhibitorio de la VD1,25 sobre las CDs, es equiparable a los efectos de los glucocorticoides. De todos modos, los efectos de la vitamin D en estudios intervencionistas son extremadamente útiles a la hora de dilucidar los efectos de la vitamin D sobre el sistema inmunitario. Así pues, la suplementación con vitamina D en pacientes con esclerosis múltiple, confirmó la promoción de CDs tolerogénicas, las cuales a su vez indujeron la formación de Tregs y produjeron un viraje hacia la respuesta inmune Th2. Consecuentemente, también se observó una reducción de la resposividad de la PBMC a los antígenos asociados a la enfermedad, mientras que tanto los signos como los síntomas de la misma, mejoraron. Además, destacar que resultados similares has sido también reportados en pacientes con fibrosis quística bajo suplementación con vitamina D.

Finalmente, al final del artículo se describe con detalle la “teoría alternativa”. Este modelo propone que, en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes, microbios intracelulares invaden células nucleadas e inhiben el VDR. Esto desemboca en altos niveles de VD1,25, en bajos niveles de VD25, en una inflamación crónica de baja intensidad y en procesos autoinmunes producidos por reacción cruzada, que explicaría los síntomas de estas enfermedades. Cuando se dan estas condiciones, los PAMs no pueden formarse adecuadamente, lo que deja al sistema inmune incapaz de erradicar las infecciones persistentes. Así pues, en este modelo propuesto de enfermedad, la suplementación extra de vitamina D sería muy perniciosa, dado que esta puede desplazar a la VD1,25 del VDR, bloqueando más si cabe este receptor. Además de esto, la suplementación con vitamina D puede sabotear la producción de PAMs por otras vías, lo que lógicamente inhibe más todavía la respuesta inmune innata contra los patógenos intracelulares.

Si la teoría alternativa es precisa, la suplementación con vitamina D en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes podría ser peligrosa y contraproducente, debido a que permitiría la expansión de los patógenos intracelulares, lo que empeoraría el cuadro. Paradójicamente, la suplementación con vitamina D puede producir alivio sintomático en algunos pacientes, del mismo modo que lo hacen multitud de fármacos antiinflamatorios.

¿Está la “teoría alternativa” respaldada por la evidencia científica? Tras una revisión profunda, podemos concluir que sí lo está. A este respecto, bajos niveles de VD25 han sido asociados claramente con una amplia variedad de afecciones crónicas. De forma similar, niveles elevados de VD1,25 se suelen encontrar en estas enfermedades. Además, se sabe que distintos patógenos son capaces de inhibir el VDR (incluyendo los siguientes: mycobacterium tuberculosis, mycobacterium leprae, aspergillus fumigatus, Epstein–Barr virus, HIV and borrelia burgdorferi). Por ultimo, destacar que en algunas enfermedades autoinmunes se han hallado bajos niveles de PAMs.

En resumen, tras una exhaustiva revisión de la literatura, podemos concluir que niveles deficientes de VD25 se deben probablemente a los efectos de la inflamación crónica, y no al contrario. De esta forma, y dado que la conocida como “teoría alternativa” está bien apoyada por la evidencia científica, es necesario ser consciente de los posibles efectos perjudiciales de la suplementación con vitamina D, especialmente en las personas que sufren enfermedades crónicas inflamatorias.
Adjuntos
VITAMIN D IN CHRONIC INFLAMMATORY AND AUTOIMMUNE DISEASES. RECONCILING CONTRADICTORY LITERATURE.pdf
(411.63 KiB) Descargado 64 veces
"Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos" F. Nietzsche
"Sometimes it's the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"

Cerrado