Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Avatar de Usuario
EndSFC
Administrador del Sitio
Mensajes: 2099
Registrado: 24 Nov 2009, 19:08

Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por EndSFC » 05 Oct 2018, 01:19


Hola a todos,

Hace mucho que no escribo. En resumen, contaros que desde que dejé el GcMAF del Dr. De Meirleir, hace como dos años (lo dejó de ofrecer), caí en picado hasta mis niveles de hace 8 años, esto es, encamado todo el día y dormitando gran parte del mismo y con graves problemas digestivos. Así pues, reservo las fuerzas para estudiar (me presenté a un examen este verano y lo saqué :V: ), y para poco más me dan, por ello no he estado interviniendo.

El caso es que sigo tratando de averiguar por qué el LDI parece que deja de funcionar a algunos con el tiempo. De hecho, a mí me dio tres periodos de unos 15 días, muy buenos, y su efecto se difuminó por completo después… La cuestión es que, leyendo un libro sobre enfermedades e infecciones, me topé con un artículo de la Dra. Amy Proal, que explicaba que esta vitamina podía ser peligrosa. Así pues, seguí leyendo al respecto, y cuanto más profundizaba, mayor era mi desconcierto por lo controvertido del tema. Por ello decidí realizar una revisión de literatura muy exhaustiva, para poder formarme una opinión sólida.

Aquí os dejo el artículo que he confeccionado. Es muy técnico y largo, pero creo que merece la pena. Mi profana conclusión es clara: la vitamina D suplementada actúa como un potente inmunosupresor, tanto como un glucocorticoide (ha demostrado de hecho ser igual o más potente que éstos), que si bien puede mejorar al inmunosuprimir, empeora la enfermedad de base, al dejar que se expandan las infecciones cronificadas que tenemos. Creo a su vez, que igual que podría impedir que el LDI funcione (algo que he de comprobar, y en ello estamos varios), podría igualmente no dejar funcionar muchas otras terapias que seguimos.

He traducido el resumen del artículo, el cual podéis leer abajo. En el siguiente enlace se puede descargar el artículo entero (está en inglés):

https://sfc-em-investigacion.com/downlo ... hp?id=1124

Espero que sirva,

Un abrazo a todos,
Sergio

PD- Quiero agradecer sobremanera la labor de los moderadores, y por favor, disculpad mi ausencia. Hasta que no suba un escalón en mi estado de salud no podré ayudar en el foro, y sin vosotros, desde luego no seguiría vivo.



Vitamina D en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes: reconciliando literatura contradictoria

RESUMEN:

Niveles deficientes de la prehormona 25 hidroxicolecalciferol (VD25) se suelen encontrar en muchas enfermedades crónicas inflamatorias y multitud de estudios hallan beneficios sintomáticos al suplementar con esta vitamina. Esto ha conducido a muchos terapeutas y a gobiernos a argumentar que los bajos niveles de VD25 se encuentran en la raíz de la patogénesis de estas enfermedades, y por esto la vitamina D es ampliamente recomendada. Sin embargo, algunos terapeutas e investigadores defienden la conocida como “hipótesis alternativa”, la cual entiende los bajos niveles de vitamina D como consecuencia directa de la inflamación crónica, en lugar de su causa. En caso de que los defensores de la “teoría alternativa” estuvieran en lo cierto, la suplementación con vitamina D podría resultar altamente peligrosa. Por ello es de suma importancia el realizar una revisión concienzuda de la evidencia disponible, y con ella formarse una opinión sólida sobre el dilema que nos atañe.

Una de las principales funciones de la vitamina D es ejercida sobre el sistema inmune. A este respecto, cuando determinados receptores de tipo Toll (del inglés, TLRs) se activan, sobre todo en monocitos y macrófagos, la VD25 circulante es convertida por las células en su forma activa 1-alpha,25-dihidroxicolecalciferol (VD1,25), que a su vez induce la expresión de péptidos antimicrobianos (PAMs) al unirse al receptor nuclear de la vitamina D (del inglés, VDR). Estos péptidos (sobre todo catelicidinas y beta-defensinas) constituyen un componente central del sistema inmune innato, y muestran actividad contra bacterias, hongos y virus.

Mientras que los efectos más aceptados de la vitamina D en el sistema inmune, son la estimulación de la respuesta inmune innata, así como la inhibición de la inmunidad adquirida, tanto ensayos in vitro como intervencionistas arrojan resultados contradictorios. En este sentido, la VD1,25 ha mostrado bloquear la formación de citocinas Th1 y Th17, a la vez que promueve la respuesta inmune Th2 y la formación de células T reguladoras (Tregs). Además, la VD1,25 también ha demostrado el bloqueo de la maduración y proliferación de células dendríticas (CDs), la reducción de la capacidad de presentación de antígenos de las CDs, a la par que promueve los fenotipos antiinflamatorios y tolerogénicos tanto de CDs como de macrófagos. En esta línea, la VD1,25 induce la hiporresponsividad de linfocitos T y de células mononucleares periféricas de sangre (del inglés, PBMCs), mientras también reduce la secreción de anticuerpos y la producción de autoanticuerpos por linfocitos B. Además, y en relación a la respuesta innata, se ha reportado cómo la VD1,25 bloquea, tanto los receptores TLR2, TLR4 y TLR9, como las células naturales asesinas (del inglés, NKs).

Nos hallamos ante una paradoja notoria en tanto que la vitamina D es necesaria para una respuesta innata eficaz contra numerosos patógenos intracelulares, mientras que, al mismo tiempo, esta vitamina ha demostrado contrarrestar, tanto la respuesta innata como la inmunidad mediada por células Th1. En este sentido, algunas de estas discrepancias pueden ser explicadas por las diferentes dosis utilizadas de VD25 y de VD1,25 en los ensayos. Así pues, los estudios que utilizan dosis suprafisiológicas son aquellos que mayor grado de inmunosupresión atribuyen a la VD1,25, mientras que, algunos estudios que utilizan dosis fisiológicas concluyen, por ejemplo, que la VD1,25 no impide la respuesta Th1, o que los TLRs o las NKs no son inhibidas por la VD1,25, cuando se utilizan dosis más bajas. En cualquier caso, parece evidente, tras la revisión de parte de la literatura, que los elevados niveles de VD1,25 hallados en pacientes con multitud de enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes, podrían suprimir significativamente el sistema inmune. En esta línea, La VD1,25 ha revelado propiedades antiinflamatorias de potencia y naturaleza similares al glucocorticoide dexametasona, y, del mismo modo, el efecto inhibitorio de la VD1,25 sobre las CDs, es equiparable a los efectos de los glucocorticoides. De todos modos, los efectos de la vitamin D en estudios intervencionistas son extremadamente útiles a la hora de dilucidar los efectos de la vitamin D sobre el sistema inmunitario. Así pues, la suplementación con vitamina D en pacientes con esclerosis múltiple, confirmó la promoción de CDs tolerogénicas, las cuales a su vez indujeron la formación de Tregs y produjeron un viraje hacia la respuesta inmune Th2. Consecuentemente, también se observó una reducción de la resposividad de la PBMC a los antígenos asociados a la enfermedad, mientras que tanto los signos como los síntomas de la misma, mejoraron. Además, destacar que resultados similares has sido también reportados en pacientes con fibrosis quística bajo suplementación con vitamina D.

Finalmente, al final del artículo se describe con detalle la “teoría alternativa”. Este modelo propone que, en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes, microbios intracelulares invaden células nucleadas e inhiben el VDR. Esto desemboca en altos niveles de VD1,25, en bajos niveles de VD25, en una inflamación crónica de baja intensidad y en procesos autoinmunes producidos por reacción cruzada, que explicaría los síntomas de estas enfermedades. Cuando se dan estas condiciones, los PAMs no pueden formarse adecuadamente, lo que deja al sistema inmune incapaz de erradicar las infecciones persistentes. Así pues, en este modelo propuesto de enfermedad, la suplementación extra de vitamina D sería muy perniciosa, dado que esta puede desplazar a la VD1,25 del VDR, bloqueando más si cabe este receptor. Además de esto, la suplementación con vitamina D puede sabotear la producción de PAMs por otras vías, lo que lógicamente inhibe más todavía la respuesta inmune innata contra los patógenos intracelulares.

Si la teoría alternativa es precisa, la suplementación con vitamina D en enfermedades crónicas inflamatorias y autoinmunes podría ser peligrosa y contraproducente, debido a que permitiría la expansión de los patógenos intracelulares, lo que empeoraría el cuadro. Paradójicamente, la suplementación con vitamina D puede producir alivio sintomático en algunos pacientes, del mismo modo que lo hacen multitud de fármacos antiinflamatorios.

¿Está la “teoría alternativa” respaldada por la evidencia científica? Tras una revisión profunda, podemos concluir que sí lo está. A este respecto, bajos niveles de VD25 han sido asociados claramente con una amplia variedad de afecciones crónicas. De forma similar, niveles elevados de VD1,25 se suelen encontrar en estas enfermedades. Además, se sabe que distintos patógenos son capaces de inhibir el VDR (incluyendo los siguientes: mycobacterium tuberculosis, mycobacterium leprae, aspergillus fumigatus, Epstein–Barr virus, HIV and borrelia burgdorferi). Por ultimo, destacar que en algunas enfermedades autoinmunes se han hallado bajos niveles de PAMs.

En resumen, tras una exhaustiva revisión de la literatura, podemos concluir que niveles deficientes de VD25 se deben probablemente a los efectos de la inflamación crónica, y no al contrario. De esta forma, y dado que la conocida como “teoría alternativa” está bien apoyada por la evidencia científica, es necesario ser consciente de los posibles efectos perjudiciales de la suplementación con vitamina D, especialmente en las personas que sufren enfermedades crónicas inflamatorias.
"Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos" F. Nietzsche
"Sometimes it's the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"

Candela
Mensajes: 37
Registrado: 18 Abr 2016, 11:37

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por Candela » 05 Oct 2018, 02:08


Enhorabuena Sergio. Un trabajo colosal.... Seguro que pronto dará los frutos deseados...
Gracias..gracias...gracias... :clap: :clap: :clap:

Avatar de Usuario
Anni
Mensajes: 202
Registrado: 27 Abr 2016, 23:14

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por Anni » 05 Oct 2018, 14:09


Súper interesante, Sergio !!

Muchísimas gracias por compartirlo :thumbup: :thumbup:

Avatar de Usuario
coco
Mensajes: 2599
Registrado: 10 Abr 2015, 18:47

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por coco » 05 Oct 2018, 18:06


Gracias.

¿Qué opinas del Olmesartán? Va en la línea de lo que explicas.

Loli
Mensajes: 7
Registrado: 21 Abr 2018, 09:42

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por Loli » 07 Oct 2018, 17:10


Muchas gracias por tu trabajo Sergio. Ojalá mejores de nuevo y puedas hacer lo que más te gusta. Si decides retirar la vitamina D por un tiempo y obtienes buenos resultados, cuéntanoslo, por favor.

Un saludo

kaiset
Mensajes: 380
Registrado: 25 Feb 2014, 20:31

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por kaiset » 09 Oct 2018, 18:34


Sergio, siento mucho que te sientas así yo ya he bajado a cero dos veces y se lo frustrante que es cuando subir cuesta tanto, espero que te mejores, un abrazo

Avatar de Usuario
EndSFC
Administrador del Sitio
Mensajes: 2099
Registrado: 24 Nov 2009, 19:08

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por EndSFC » 12 Nov 2018, 02:34


@kaiset , @coco
Muchas gracias Kaiset, sí, es difícil volver atrás...¡paciencia!

Hola Coco, pues sí, el Olmesartan desbloquearía los receptores de la vitamina D, que en teoría podrían estar secuestrados por ciertos patógenos (según la teoría sostenida por Marshall, Proal y otros), y las experiencias que publican son muy interesantes. Sin embargo hay un par de cuestiones que me preocupan. La primera es que, durante el tratamiento, los riñones pueden llegar a fallar MUCHO (a cifras de FG de 20-30, esto es, de insuficiencia renal grado IV, es decir, que casi se necesitaría diálisis), y es algo que me asusta.

Por otra parte, explican que el tratamiento suele durar de media casi 5 años (y no suele ser menos de 3, aunque como en todo hay excepciones). En este periodo se supone que se experimenta un empeoramiento debido a la reacción de Herxheimer. Bien, algo no me cuadra, pues yo he visto ya en 4 personas mejorar con LDI de la noche a la mañana, de estar en cama a hacer vida normal. ¿Cómo puede haber tanta diferencia? La única razón que se me ocurre es la tolerancia inmune. En el LDI se instaura tolerancia a determinados patógenos, lo que hace que la señalización de peligro extracelular desaparezca, y así las células vuelven a su estado de homeostasis. Lógicamente, son varios años en los que se supone que el sistema inmune tarda en, además, formar una respuesta adecuada que ataje el patógeno en cuestión como es debido, y lo devuelva a su nicho (p. ej. el estreptococo a la garganta).

Si el proceso de olmesartan más antibióticos pulsados en bajas dosis, más evitación de vitamina D, tarda de 3 a 5 años en comenzar a mostrar mejorías, entonces es que hay una parte esencial de nuestra patogenia que no estamos atajando, que repito, es la pérdida de tolerancia inmune.

Esta es mi opinión. Me parece una aproximación muy interesante, sobre todo porque la base fisiopatológica en la que se fundamente creo que es acertada. Sin embargo, se me antoja demasiado peligroso y además muy tedioso de soportar, sobre todo porque este periodo tan largo de Herxheimer creo indica que falta por tener en cuanta la promoción de tolerancia inmune (que no solo se puede conseguir con LDI, sino con otras terápias; sin ir más lejos, el ácido quinunérico que ha encontrado el Dr. Phair disminuido en la EM/SFC, estimula la adquisición de tolerancia inmune).

Quizás sea buena idea juntar esta terapia con otras, para acelerar el proceso, y disminuir el riesgo de fallo renal...

Saludos,
Sergio
"Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los cómos" F. Nietzsche
"Sometimes it's the people who no one imagines anything of who do the things that no one can imagine"

joaquin
Mensajes: 116
Registrado: 21 Feb 2012, 14:46

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por joaquin » 25 Nov 2018, 19:57


Vaya... A lo mejor es por eso que me encuentro tan mal al poco de tomarme la dosis de hidroferol que me manda el médico

Avatar de Usuario
Imma
Mensajes: 304
Registrado: 22 Dic 2013, 20:10

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por Imma » 25 Nov 2018, 23:06


En mi caso, hace poco que la Dra.Garcia Quintana me ha retirado la vit. D.
Sergio te mando un fuerte abrazo!
Hay abrazos que reinician.

Ktengokvengaya
Mensajes: 202
Registrado: 04 Jul 2017, 20:13

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por Ktengokvengaya » 26 Nov 2018, 00:05


@joaquin uin Hay hidroferol con y sin lactosa,que puede ser un motivo.

Avatar de Usuario
rosatgn
Mensajes: 111
Registrado: 27 Ene 2015, 14:12

Re: Vitamina D: ¿puede ser peligrosa para el SFC? Revisión de la literatura personal

Mensaje por rosatgn » 26 Nov 2018, 14:16


Gracias por tu trabajo, Sergio. Un abrazo grande!

Responder